23/01/20246 min

¿Qué es el benchmarking y cómo hacer uno para tu eCommerce?

En tu sector puedes encontrarte aliados inesperados: tus competidores. Y no lo decimos en el sentido de generar con ellos alianzas estratégicas, sino de que sean una fuente de inspiración y mejora para tu negocio. Y eso es precisamente lo que hace el benchmarking: analizar a tu competencia y extraer sus buenas prácticas para que puedas extrapolarlas a tu empresa. Eso sí, añadiendo siempre un punto de diferenciación y un gran afán de superación.

Suena bien ¿verdad? La cuestión es cómo hacer un benchmarking y con qué objetivo.

No te preocupes, que en este post te lo explicaremos. Primero, hablaremos de qué es el benchmarking y por qué es importante para tu eCommerce. Después, te explicaremos cómo llevar a cabo este análisis y te mostraremos algunos ejemplos.

¿Qué es el benchmarking?

El benchmarking es un proceso que se realiza de forma sistemática y continua mediante el cual se analiza, evalúa y compara los procesos, tácticas y estrategias de la competencia, con el fin de detectar sus mejores prácticas, oportunidades y brechas para así obtener una ventaja competitiva en el mercado.
Forma parte del análisis general de la competencia, pero en este caso se centra en identificar insights positivos, accionables y extrapolables.

En definitiva, se trata de que espíes a tus competidores, tomes buena nota de lo que están haciendo bien para aplicarlo en tu negocio aún mejor y superarlos; y allí donde ellos no llegan, posicionarte como referente.

La palabra “benchmarking” viene del inglés, y se traduce como “referencia” haciendo alusión a aquello que se considera ideal o ejemplar como modelo a seguir. En marketing, el benchmarking se usa para buscar referentes entre la competencia para alcanzar mejoras en el negocio que le permitan posicionarse mejor.

Desde luego, esto no significa modificar la esencia de la marca o el modelo de negocio, más bien, se refiere a la optimización de elementos, métodos y estrategias que refuercen la marca.

El benchmarking forma parte del bloque de análisis e investigación en el plan de marketing digital que todo negocio ha de elaborar cuando comienza. Sin embargo, no se queda solo ahí. Este análisis es un proceso continuo, puesto que las mejoras no deben estancarse en el tiempo, sino que deben buscarse de forma constante. Por tanto, es una tarea que debes realizar de forma periódica.

Tipos de benchmarking

Hay varios tipos de benchmarking y es importante conocer cada uno para saber cuál utilizar y en qué momento. Por eso, aquí te vamos a explicar los 4 tipos de análisis competitivos que puedes hacer.

Benchmarking de competencia

También conocido como benchmarking externo, consiste en analizar a las empresas del mismo nicho que son competidores directos de tu comercio electrónico.

La idea es comparar los procesos productivos y líneas estratégicas para ver qué debes mejorar y cómo hacerlo.
Por ejemplo, el servicio al cliente, los envíos, la gestión del inventario, relación con distribuidores y proveedores, estrategia SEO, de marketing de contenidos, Ads, entre otros.

Benchmarking funcional

Si quieres mejorar un aspecto en concreto de tu negocio, tienes que aplicar el benchmarking funcional, el cual consiste en estudiar un proceso específico de la competencia (no tiene por qué ser directa) para optimizar el propio.
Por ejemplo, imagina que tienes una tienda física y necesitas trabajar el SEO local.
El benchmarking funcional te ayudaría a analizar cómo trabaja su posicionamiento otro negocio local que lo está haciendo bien, aunque no tenga que ver con tu sector.

Benchmarking interno

El benchmarking también puede aplicarse a nivel interno en tu negocio.

Consiste en comparar prácticas y procesos dentro de la misma empresa, entre diferentes departamentos, filiales o ubicaciones.

Con este análisis puedes saber qué departamentos o áreas están funcionando bien y cuáles no. Una vez identifiques a los que pueden ser referencia, los usas como modelo para optimizar al resto.

Benchmarking internacional

Analizar a las empresas internacionales también puede ser una buena referencia para tu eCommerce.

Conocer cómo gestionan otras marcas sus estrategias de marketing internacional podría darte una ventaja competitiva a nivel local. Esto podría ser integrando nuevas tecnologías o métodos novedosos que optimizan algún proceso productivo.

Benchmarking genérico

El análisis se centra en detectar las mejores prácticas de cualquier sector.

Se trata de buscar innovaciones y estrategias que puedas adaptar a tu eCommerce, sin importar el sector.

H2 ¿Para qué sirve un benchmarking y por qué es importante que hagas uno en tu eCommerce?

Hablemos ahora de la utilidad que tiene el benchmarking y de los beneficios que puedes conseguir para tu eCommerce.

1. Es útil para potenciar el SEO

En el comercio electrónico, el posicionamiento web es clave para alcanzar al público objetivo.

A través del benchmarking puedes encontrar las mejores estrategias que tus competidores utilizan para posicionarse bien en los motores de búsqueda. Al adoptar estas buenas estrategias conseguirás también buenos resultados.

2. Conoces más a tu público objetivo

Cuando haces benchmarking de competencia puedes conocer más y mejor a tu buyer persona.

Gracias a esto es posible mejorar tus estrategias de conversión a través de las campañas de marketing digital y de publicidad. Incluso te será útil para desarrollar mejor tus productos o servicios.

3. Neutralizas a tu competencia

Mientras más conozcas a tu competencia, más podrás adaptarte a sus estrategias de posicionamiento y reducir su impacto en el tuyo.

En el caso del comercio electrónico, es mucho más fácil hacer este seguimiento porque puedes aprovechar plataformas como las redes sociales y el propio sitio web para encontrar sus puntos débiles y fuertes.

4. Es una estrategia con buen ROI

En el comercio electrónico es importante que todas las estrategias tengan un buen retorno de inversión.

En este sentido, el benchmarking casi siempre tiene un buen ROI porque todos los datos que se obtienen son útiles para cualquier aspecto del desarrollo de la marca. En otras palabras, siempre vale la pena económicamente hablando.

5. Incentiva el buen rendimiento laboral

Cuando los equipos de los distintos departamentos cuentan con estrategias que dan buenos resultados, se sienten motivados a dar lo mejor de sí.

Con el benchmarking funcional encuentras las mejores metodologías para que tus equipos de trabajo las implementen y sientan que aportan a la organización.

¿Cómo hacer un benchmarking para tu comercio electrónico?

Para hacer cualquier tipo de benchmarking debes realizar un proceso sistemático. A continuación, veremos los pasos a completar para que realices un buen análisis competitivo.

1. Define tu objetivo principal

No puedes hacer un benchmarking sin saber para qué lo usarás.

Así que primero que nada define un objetivo, esto te servirá para saber qué tipo de benchmarking vas a realizar.

Algunos objetivos comunes son mejorar el proceso de compras, conseguir los proveedores adecuados, aumentar las conversiones en redes sociales o llegar a nuevas zonas.

2. Encontrar un modelo o referencia

Luego de identificar el objetivo que quieres conseguir, debes encontrar uno o varios modelos de referencia en los que inspirarte para encontrar las mejoras.

En la mayoría de los casos lo mejor es fijarse en aquellas empresas que son líderes en el sector, pues su buen posicionamiento evidencia la efectividad de sus estrategias.

Para realizar el benchmarking puedes tomar dos o tres modelos. Esto te permitirá hacer un contraste y evaluar cuál de todos es más factible según el potencial de tu negocio.

3. Conforma un buen equipo

La creación del equipo que realizará el benchmarking es fundamental para conseguir un buen resultado. Puedes utilizar distintos criterios de acuerdo con el objetivo que quieras lograr. Por ejemplo, debes evaluar si cuentas con el personal cualificado para completar el proceso de investigación o si sería mejor contratar un servicio externo.

En caso de que prefieras utilizar tu propio personal, una buena idea es conformar un grupo interfuncional, es decir, con distintas habilidades. Cada uno debe tener asignado un rol específico y entender claramente cuáles serán sus tareas.

4. Empieza el análisis y recopila los datos

Habiendo definido el marco de investigación, debes poner en marcha la metodología de recopilación de datos. Implementa un proceso de almacenamiento de la información que te permita analizarla de manera eficiente.

Por ejemplo, piensa en qué herramientas te permiten obtener informes y estadísticas sobre los aspectos que realizarás en la competencia o referencia. Esto facilitará el trabajo analítico y la toma de decisiones.

5. Analiza la información y planifica los cambios

Haz un análisis de los datos recopilados para identificar qué información es útil para alcanzar el objetivo que te trazaste.

Descarta lo que no sea aprovechable. Después, haz las comparativas con tu negocio para determinar cuáles son las mejoras necesarias.

Luego, haz un plan para implementar dichas correcciones.

Por lo general, lo más conveniente es encargar los cambios al equipo que hizo el benchmarking. Pero si no es posible, al menos asegúrate de que los encargados entiendan bien el propósito de estos cambios.

6. Haz un seguimiento de los cambios

Aunque la investigación haya identificado los puntos de mejora y elabores un plan efectivo para aplicar esos cambios positivos, debes comprobar que en la práctica has alcanzado el objetivo. Para eso tienes que hacer seguimiento de las prácticas y estrategias planificadas.

Algo que facilitará este seguimiento es que establezcas KPI en cada estrategia. Y si estos se pueden medir con herramientas, es mucho mejor.

Ejemplos de benchmarking

A lo largo de los años, muchas empresas exitosas han implementado el estudio de referencias para optimizar su negocio en diversos aspectos. Veamos varios casos de éxito de benchmarking, ejemplos que puedes imitar.

Xerox

A mediados de la década de los 80, Xerox se dio cuenta de que había perdido mucha de su participación en el mercado.

Empresas como Ricoh y Canon se habían posicionado mejor.

Al llevar a cabo un benchmarking, encontraron que sus costes de producción eran muy altos y que tardaban mucho más tiempo en construir sus productos.

Para mejorar sus números, Xerox implementó una serie de medidas significativas. Por ejemplo, redujo la cantidad de

proveedores y optimizó el control de calidad. Esto le permitió producir más y mejores productos.

Tesla

Tesla es uno de los líderes automotrices del mundo. Esto lo ha conseguido porque, con frecuencia, lleva a cabo benchmarking para mantenerse al día con todas las mejoras que van surgiendo en el mercado, sobre todo en cuanto a tecnología.

Además, Tesla realiza constantes análisis internos para potenciar su productividad. Si bien tiene muy poco personal en comparación con la mayoría de empresas del sector, analiza los procesos productivos en busca de puntos débiles para optimizarlos antes de que generen pérdidas.

Conclusión

Todas las empresas deben hacer benchmarking que, como vimos, es una estrategia diferente a la investigación competitiva y al estudio de mercado. Puesto que esta estrategia consiste en trabajar un punto en concreto, no solo obtener datos en general.

Si tu eCommerce se está consolidando, puede que sea hora de ir haciendo un benchmarking competitivo y hasta uno funciona o genérico. Y si tienes competencia muy bien posicionada, con mayor razón debes hacer este análisis.

De hecho, es muy probable que esas empresas bien establecidas hayan realizado un benchmarking. Así que tú también puedes aprovecharte de tu competencia para mejorar el rendimiento de tu proyecto.

Cada 2 semanas, nuestra newsletter eCommerce

Al enviar este formulario, acepto que PrestaShop S.A utilice los datos que he facilitado para el envío de boletines y ofertas promocionales. Puedes cancelar la suscripción en cualquier momento por medio del enlace que figura en los correos promocionales que recibes. Obtén más información sobre la gestión de tus datos y derechos.

Artículos que pueden interesarte